VÉRTIGO – VIII

Un botiquín pequeño y munición de escopeta. Esos eran los objetos que podíamos encontrar en lo alto de la plataforma superior de la sala de Damocles.

Huimos esquivando todas y cada una de las espadas que caen del techo y tratan de impactar contra nosotros, y una vez conseguimos abandonar la tan peligrosa sala, vemos que ya tenemos las cuatro llaves de las cuatro salas que hay en la estructura central.

Después de tanto trabajo, había que guardar la partida para no perder todos los datos, y por tanto el progreso conseguido después de haber saqueado la tumba de Grecia. Sin embargo, en PlayStation, para hacerlo, debíamos recoger cristales de guardado para poder salvar la partida.

¿Cuántos cristales de guardado había en St. Francis Folly?

Anuncios